viernes, 11 de marzo de 2011

" Angel de plata "

Nada mal nada la señorita sabia dar pelea si la ayude un poco, pero ella misma creo la oportunidad yo solamente termine lo que ella comenzó, aunque adentrarse en los callejones en vez de de irse por el camino donde vino no era aconsejable.



Solté un suspiro al parecer mi trabajo no ha terminado, no fue difícil encontrarla estaba tirada en el suelo sollozando patético ¿no podía entender porque se rinde cuando su lucha está por terminar y salir triunfadora?.






Ahora si teníamos un problema no nada más que la desflorara en un callejón lo que me obligaría a casarme con ella si no también que bebí su sangre lo que ahora haría un lazo que no se rompería. Debía colocar los problemas en orden lo más importante era salir de aquí, después debería llevarla a donde madre para que borre cualquier recuerdo de que tome sangre de ella y de mi ,¿Por qué no puedo? no lose aunque no estoy muy seguro de querer que me olvide , Salí de mis cavilaciones cuando sentí que se empezaba remover debajo mío.


-te puedes quitar de encima.


-si mientras -me levantaba, ella se levanto también e intento colocar en orden su maltrecho vestido una misión que en mi humilde opinión era una pérdida de tiempo no había manera que arreglara los desgarrados.


-que me miras murmuro molesta.


Estaba sorprendido no actuaba de forma normal que paso con los gritos, el llanto y arruinaste mi vida que siempre derivan de estas situaciones.


Levante mi capa y se la puse encima.


¿Cómo te llamas? Pregunto.


-Lucian Lamber y tu?


-Carmelia Echegaray.


-que nombre tan feo.


-y que deseas que me lo cambie.


-no sería mala idea dije descaradamente si seguramente habría una manera de que su nombre fuera mejor.




Carmelia






-tienes que acompañarme a mi casa.


-no.


-¿por que?


-eres un desconocido dije despacio – es que estaba loco solo quería llegar a casa y hacer caso omiso de lo que sucedió.


-al parecer eso no importo hace un rato- abrí la boca incrédula como se atrevía a decirme eso, levante la mano para golpearlo pero antes de hacer lo que dijo me paro.


-ni se te ocurra o empezare a creer que te encanta que me desquite cada vez que m intentas hacer daño mientras me lanzaba una mirada por todo en cuerpo apreté su capa más fuertemente y ignore lo que dijo.


-además no puedes volverá tu casa en estas condiciones- el tenia razón por mucho que me molestara como iba explicar lo sucedido o más importante a el hombre con que me casara lance esos pensamientos lejos no me iba tirar al rio por lo que sucedía era una Echegaray una mujer fuerte encontraría una solución, esperaba que la que consiguiera no tuviera que pasar más tiempo con granuja que me causado inconvenientes.


-iré contigo dije.






No tenía la menor idea de cómo eso cambiaria su vida.

1 comentario:

  1. Hola! Te invito a participar en mi iniciativa en mi blog. Está dirigida a blogs con pocos (o muchos en algunos casos) seguidores y que suban historias, novelas o cuentos, como el mío, y trata de que nos ayudemos mutuamente. Por favor, si tienes tiempo, ¿podrías pasarte?
    Te dejo el enlace: http://milhistoriasporcontar-ninfa.blogspot.com.es/p/otros-autores.html

    Beshus!!

    ResponderEliminar

Seguidores

Datos personales

Mi foto
soy alta ,morena,ojos oscuros,delgada.